miércoles, 22 de julio de 2015

La noche en versos, se siente el perfume de mujer Iluminando el camino del amor









Te imaginas
Mis labios deslizando por tu cuello
Por tu vientre pubis de mis caricias
Tembloroso cuerpo
Erguido de pasión compartida
Deslizando mi lengua por tu espalda
Muslos derretidos con el gesto más cruel del deseo
Labios penetrando
Tu interior encuentro de tus labios
Poniendo al descubierto los secreto más íntimo de tu cuerpo

Te imaginas
El ritmo de explosión ternura
Tatuada en tu cuerpo con mi talla masculina
Desformando y formando nervios
Del elixir cotidiano
En el silencio cuerpo del deseo
Cabalgando fronteras prohibidas
Hasta agitar el sendero y estrecho mundo de tu ser
Cobijando con tu libido entrega mí destino
Grito, en silencio
De la locura construida con nuestros gestos
Más excitantes y agresivos del momento, ternura creadora
De la entrega misma al infinito
Hasta saciar el último suspiro del orgasmo construido
A pausas de segundos milenarios
En cada poro sudor pasión
Del grito delirante del deseo
¡Penétrame sin temor y sin tapujos!,
Y hazme eterno el momento preciso del orgasmo conquistado

Te imaginas
Nuestros cuerpos derretidos y en reposo
Sudor río de la entrega al mar abierto
Tatuado en el alma manantial de mis besos

aapayés