miércoles, 22 de julio de 2015

Por los siglos de los siglos, Amén










En el balcón del silencio
Apaciguaban mis colores sentimientos
Deslizando con vértigo
Abismo implacable de lo incierto
Frente a la pradera corteza de mi vida

Una ráfaga de pétalos del árbol
Interrumpió como un rayo
Mi perdida mirada al infinito,
Las Hojas que acariciaban mis mejillas
Descendían
Sin interrumpir mis suspiros,
Paulatinos
Navegaban en misterio cómplice
Del oculto romance venidero
Las acariciaba con mis ojos
Enjutando su pergamino celaje
Para deshojar-las con mis labios
Y besar el suelo pecho de tu cuerpo
Con dulzura infinita
De un te quiero en silencio
De un te amo a escondidas

No menguaron su trayecto a la alcoba
Silente de mis tentaciones
Mimos,
Rumbo al pecho sosiego cuerpo compartido con el viento
Que paralizó su caída,
Detuvo el tiempo el beso sublime

Implacables anhelos
Convertidos en eternos segundos
De tu aleteo sueño
Sintiendo el baile
Vaivén de mis caricias

Y así las hojas de tu piel
Acariciaron el principio
De lo que hoy compartimos en nuestra alcoba,
Todos los días de nuestras vidas
Con un esplendido te quiero
Y te amo sin frenos
Por los siglos de los siglos
Amén

aapayés