miércoles, 22 de julio de 2015

Dictando acentos necesarios









Vamos a romper un poco los esquemas
Triturando las palabras mañaneras del silencio
Descubrí que el avestruz
Se encuentra al borde de su llanto
Decapitado por la copa de champaña que bebió
Siendo estiércol del compinche
Ciudadano intrépido del agobio

No pudo volar
Solo corría mar arena cuerpo adentro
Con el crepúsculo incierto de que seria
Estrictamente prohibido renacer en su cuna,
Se balanceó entonces a su cueva
Para re-ubicar sus patas y correr

Vanguardia de proverbios escritos en sus pezuñas
Mañaneras del destino perdido
En el espacio del cuerpo aniquilado
Dictando acentos necesarios
Antes de introducir a gritos
El punto final de su llanto

Cacaraqueando avestruz presencia
En medio de la oscuridad de la niebla
Del rincón que no existió en su dirección
Que ni siquiera conoció

aapayés