miércoles, 22 de julio de 2015

Úngeme mujer de tu presencia








Úngeme mujer de tu aliento
Paladar capricho de mis sueños

Úngeme mujer de tus caricias
Pues con ellas exterminas mis torturas
Cuando en el camino estricto de tu ausencia
No me miro ni en la sombra de mis pasos

Úngeme mujer de tus consejos
Sabiduría infinita de la vida
Al inmenso saber de tu experiencia

Úngeme mujer de tu presencia
Y hazme sonrojar,
Con tus labios murmurando tus deseos
Antes de abrazarte en mí lecho,
Enjambre de ternura
Y eternos malabares movimientos
Al deleite camino de tus besos, cómplice contactos de mis labios

Úngeme mujer de tu sonrisa
Que opaca la tristeza por tu ausencia

Úngeme mujer de tus suspiros
Para ser completamente tuyo

aapayés