miércoles, 22 de julio de 2015

Cuál cuerpo estrecho de camino marginado









Me baño el lucero de la mañana
Convertido en luciérnaga de día
Brusca imagen del reproche visceral del descontento
Arrojó por la esquina de mis sueños
Todo lo que en ella esperaba mi destino

No reprocho nada ni un pétalo de su cuerpo
Simple esfera de la vida
Ella
Inocente
Humilde
Bella como ninguna
Hemisferio de mi rincón
La vi crecer cual gorrión en pleno vuelo
Sigilosa e inteligente como nadie
En el crepúsculo de la verdad
De ayer
De hoy
Y siempre

La vi partir así como llego
Imagen copiosa de mis ojos a distancia
Cruel y efímera sensación del viento
Que desvanece mis lágrimas
Aniquiladas por el mismo sentimiento que las vio nacer

Lloré como ayer, siendo niño
Este amor infinito como el tiempo
Así
Quedé viendo su partida sin decir nada
Me quedo doblegado
Cuál cuerpo estrecho de camino marginado
En el túnel equilibrio
Del beso que jamás le pude dar

aapayés