miércoles, 22 de julio de 2015

Luces marginales de colores








La mirada con rango misterioso y sombrío
Me invadió,
Del árbol que pasó corriendo
Sonriendo de su destino
Sus hojas envueltas con luciérnagas
Parecía un árbol olvidado en la nieve
Con luces marginales de colores
Sin el color preciso de la luz
Lo deslizaban hacia ese inhóspito mundo
De la soberbia obsesión del misterio

Logrando conquistar en su paso
Mi mirada inhóspita de la sorpresa
Lo abrace con mis pestañas crueles
Cuál luciérnaga picaba mi ojo
Tiñéndolo de aluminio marchito,
Metal con el que enlazaron las luces en el árbol

Y así, pasó sin decirme nada
Y así, me quedé sin decirle nada
Esperando su regreso
Cánticos de azulejos del destino de la vida
Con la nieve floreciendo por doquier
Camino alma blanca de mis sentimientos perdidos
En el horizonte
Cómplice de mis deseos marginales en el amor
Que no tendré aunque lo desee mi destino

aapayés