miércoles, 22 de julio de 2015

Desnudos hechos nudos en el silencio de nuestra agonía










Soy capaz por tu felicidad
De entregarte mi corazón en vivo
Y que hagas con el, lo que tu alma dicte
En los momentos más difíciles de tu angustia,
No importa que me crucifiques
Con tus besos alejados de mis labios
En ellos sabes que están plasmados
Los vértices de mi destino
Complicidad eterna de tu dicha

Soy capaz de escribir tu nombre en mi cuerpo
Que lastime hasta que sienta el sello
Femenino de tus labios
Teñidos de rojo con tu carmín sangre de mis deseos,
En el derrocharás el césped de tu piel eriza
Cultivando pasión reciproca con tus pezones
Derretidos en mi pecho y escritos con tu aliento
Carmín de tus besos labiales en mi boca

Soy capaz de olvidar hasta mi nombre
Y origen de mis tentaciones
Para entregarte el eco de mis gritos de amor
Que pululan por el incógnito
Camino en el que vinimos desde hace mucho
Que nos dimos el primer gesto de afecto
Con las yemas de nuestros dedos
Titereteando los claveles de tus cabellos
Rozando el porvenir de nuestros pasos al infinito cielo
Del abismo placer colectivo de nuestros cuerpos
Desnudos hechos nudos en el silencio de nuestra agonía

Soy capaz mujer inmaculada y divina de mis besos
Ser siempre el que te ame a pesar de todo
Capricho sigiloso ante nuestras vidas
Fiel, lucida y perfecta armonía con tu nombre hecho verbo

Mujer

aapayés